Algo para pensar y orar esta semana


La familiaridad tiende a opacar los sentidos. Los lugares tienden a perder su magia. Aceptamos a las personas por lo que parecen ser, y a veces tomamos a Dios como conocido. Debemos volver a mirar nuestro entorno familiar: las calles arboladas de nuestras ciudades; los ríos, arroyos y canales; las criaturas de los bosques y los campos; las aves del cielo; las personas con las que vivimos o encontramos en el trabajo o en el descanso, y veamos en todas ellas algo de belleza y bondad. Si yo perdiera mi vista, ¿cómo desearía ver la textura, el color y el movimiento de mi entorno?

 

Señor, abre mis ojos y mi corazón para poder ver tu Amor en el mundo… Amén.

 

Jesuitas Irlandeses

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: