Archive for the Sentidos, sensaciones Category

Algo para pensar y orar esta semana

Posted in Sentidos, sensaciones on 31 mayo, 2010 by somosunaunidad

La familiaridad tiende a opacar los sentidos. Los lugares tienden a perder su magia. Aceptamos a las personas por lo que parecen ser, y a veces tomamos a Dios como conocido. Debemos volver a mirar nuestro entorno familiar: las calles arboladas de nuestras ciudades; los ríos, arroyos y canales; las criaturas de los bosques y los campos; las aves del cielo; las personas con las que vivimos o encontramos en el trabajo o en el descanso, y veamos en todas ellas algo de belleza y bondad. Si yo perdiera mi vista, ¿cómo desearía ver la textura, el color y el movimiento de mi entorno?

 

Señor, abre mis ojos y mi corazón para poder ver tu Amor en el mundo… Amén.

 

Jesuitas Irlandeses

Anuncios

Ciudadanos de un mismo planeta

Posted in Sentidos, sensaciones on 5 marzo, 2010 by somosunaunidad

Nuevamente la naturaleza nos hace sentir su fuerza, hace poco en Haití y
ahora en Chile, recordándonos que todos somos ciudadanos del mismo planeta, más
allá de las fronteras que puedan “separarnos”.

Comparto con ustedes desde la pluma de Pablo Neruda. El retrato de una geografia quebrada, él la eternizo en un poema. Y como un cuadro que cae, quebro la naturaleza, un espacio de su retrato…de esperanza ausente.

Cuando de Chile

OH Chile,
largo pétalo
de mar y vino y nieve,
ay cuándo
ay cuándo y cuándo
ay cuándo
me encontraré contigo,
enrollarás tu cinta
de espuma blanca y negra en mi cintura,
desencadenaré mi poesía
sobre tu territorio.

Hay hombres
mitad pez, mitad viento,
hay otros hombres hechos de agua.
Yo estoy hecho de tierra.
Voy por el mundo
cada vez más alegre:
cada ciudad me da una nueva vida.
El mundo está naciendo.
Pero si llueve en Lota
sobre mí cae la lluvia,
si en Lonquimay la nieve
resbala de las hojas
llega la nieve donde estoy.
Crece en mí el trigo oscuro de Cautín.
Yo tengo una araucaria en Villarrica,
tengo arena en el Norte Grande,
tengo una rosa rubia en la provincia,
y el viento que derriba
la última ola de Valparaiso
me golpea en el pecho
con un ruido quebrado
como si allí tuviera
mi corazón una ventana rota.

El mes de octubre ha llegado hace
tan poco tiempo del pasado octubre
que cuando éste llegó fue como si
me estuviera mirando el tiempo inmóvil.
Aquí es otoño. Cruzo
la estepa siberiana.
Día tras día todo es amarillo,
el árbol y la usina,
la tierra y lo que en ella el hombre nuevo crea:
hay oro y llama roja,
mañana inmensidad, nieve, pureza.

En mi país la primavera
viene de norte a sur con su fragancia.
Es como una muchacha
que por las piedras negras de Coquimbo,
por la orilla solemne de la espuma
vuela con pies desnudos
hasta los archipiélagos heridos.
No sólo territorio, primavera,
llenándome, me ofreces.
No soy un hombre solo.
Nací en el sur. De la frontera
traje las soledades y el galope
del último caudillo.
Pero el Partido me bajó del caballo
y me hice hombre, y anduve
los arenales y las cordilleras
amando y descubriendo.

Pueblo mío, verdad que en primavera
suena mi nombre en tus oídos
y tú me reconoces
como si fuera un río
que pasa por tu puerta?

Soy un río. Si escuchas
pausadamente bajo los salares
de Antofagasta, o bien
al sur, de Osorno
o hacia la cordillera, en Melipilla,
o en Temuco, en la noche
de astros mojados y laurel sonoro,
pones sobre la tierra tus oídos,
escucharás que corro
sumergido, cantando.

Octubre, oh primavera,
devuélveme a mi pueblo.
Qué haré sin ver mil hombres,
mil muchachas,
qué haré sin conducir sobre mis hombros
una parte de la esperanza?
Qué haré sin caminar con la bandera
que de mano en mano en la fila
de nuestra larga lucha
llegó a las manos mías?
Ay Patria, Patria,
ay Patria, cuándo
ay cuándo y cuándo
cuándo
me encontraré contigo?

Lejos de ti
mitad de tierra tuya y hombre tuyo
he continuado siendo,
y otra vez hoy la primavera pasa.
Pero yo con tus flores me he llenado,
con tu victoria voy sobre la frente
y en ti siguen viviendo mis raíces.

Ay cuándo
encontraré tu primavera dura,
y entre todos tus hijos
andaré por tus campos y tus calles
con mis zapatos viejos.
Ay cuándo
iré con Elías Lafferte
por toda la pampa dorada.
Ay cuándo a ti te apretaré la boca,
chilena que me esperas,
con mis labios errantes?
Ay cuándo
podré entrar en la sala del Partido
a sentarme con Pedro Fogonero,
con el que no conozco y sin embargo
es más hermano mío que mi hermano.
Ay cuándo
me sacará del sueño un trueno verde
de tu manto marino.
Ay cuándo, Patria, en las elecciones
iré de casa en casa recogiendo
la libertad temerosa
para que grite en medio de la calle.
Ay cuándo, Patria,
te casarás conmigo
con ojos verdemar y vestido de nieve
y tendremos millones de hijos nuevos
que entregarán la tierra a los hambrientos.

Ay Patria, sin harapos,
ay primavera mía,
ay cuándo
ay cuándo y cuándo
despertaré en tus brazos
empapado de mar y de rocío.
Ay cuando yo esté cerca
de ti, te tomaré de la cintura,
nadie podrá tocarte,
yo podré defenderte
cantando,
cuando
vaya contigo, cuando
vayas conmigo, cuándo
ay cuándo.

                                                    
Pablo Neruda



Alma desnuda

Posted in Sentidos, sensaciones on 18 febrero, 2010 by somosunaunidad

Alma desnuda, es una poesía que leí cuando tenía poco mas de diesiseis años. Con ella conocí a su creadora: Alfonsina Storni, desde entonces…Alfonsina escribe casi todo lo que siento. La he vuelto a leer en estas vacaciones, sacando un montón de libros que nada tenían que ver con poesías…ella siempre me sorprende y viene a mi encuentro cuando menos lo espero. Y la verdad, siempre es una alegre y grata sorpresa. Espero les guste.



Soy un alma desnuda en estos versos,
Alma desnuda que angustiada y sola
Va dejando sus pétalos dispersos.

Alma que puede ser una amapola,
Que puede ser un lirio, una violeta,
Un peñasco, una selva y una ola.

Alma que como el viento vaga inquieta
Y ruge cuando está sobre los mares,
Y duerme dulcemente en una grieta.

Alma que adora sobre sus altares,
Dioses que no se bajan a cegarla;
Alma que no conoce valladares.

Alma que fuera fácil dominarla
Con sólo un corazón que se partiera
Para en su sangre cálida regarla.

Alma que cuando está en la primavera
Dice al invierno que demora: vuelve,
Caiga tu nieve sobre la pradera.

Alma que cuando nieva se disuelve
En tristezas, clamando por las rosas
con que la primavera nos envuelve.

Alma que a ratos suelta mariposas
A campo abierto, sin fijar distancia,
Y les dice: libad sobre las cosas.

Alma que ha de morir de una fragancia
De un suspiro, de un verso en que se ruega,
Sin perder, a poderlo, su elegancia.

Alma que nada sabe y todo niega
Y negando lo bueno el bien propicia
Porque es negando como más se entrega.

Alma que suele haber como delicia
Palpar las almas, despreciar la huella,
Y sentir en la mano una caricia.

Alma que siempre disconforme de ella,
Como los vientos vaga, corre y gira;
Alma que sangra y sin cesar delira
Por ser el buque en marcha de la estrella.

                                                                  Alfonsina Storni

Algo para pensar y orar en esta semana

Posted in Sentidos, sensaciones on 28 diciembre, 2009 by somosunaunidad

Señor, 2009
fue un año difícil en todo el mundo.


A medida que este año se escapa,
en estos cortos días, oro sobre lo que Tú has hecho para mí y para mi
mundo, desde enero pasado. ¿Cómo fui tocado por la recesión que dejó a
millones de personas sin trabajo? ¿Me he vuelto más compasivo, o más
egoísta y a la defensiva? El año vió fallas en una escala masiva, en la
banca, en las empresas y en el gobierno. Podríamos fácilmente caer en
la depresión, llorando con el viejo lamento Gaélico: "Ochón agus ochón
agus ochón!"

El éxito es lo que hacemos con nuestros fracasos. En
algún lugar de toda esta miseria, Señor, Tú tienes una lección para
nosotros. No la aprenderemos si simplemente cerramos filas y defendemos
la forma en que siempre hemos sido. Hemos visto las consecuencias de la
codicia desenfrenada. Cuando nos deseamos mutuamente un feliz año
nuevo, podemos pensar dos veces antes de agregar "y próspero". La
búsqueda de la prosperidad, con estrechez de miras, no ha extendido más
la felicidad. Enséñame, Señor.

Jesuitas Irlandeses

Gracias!…

Posted in Sentidos, sensaciones on 22 diciembre, 2009 by somosunaunidad

A veces se me olvida
pensar, sentir y decir… GRACIAS.

Detenida en mis silencios,
haciendo un balance del año que ya pasa. Recordé el rostro sonriente de mi
padre, que llevándome de la mano se detuvo, ante la grandeza de una enorme
cascada de agua, en Cataratas del Iguazú, y sintiendo mi impresión ante tal
magnitud de belleza, me dijo; mírala pequeña y da gracias… recuerda siempre… no
olvides nunca de agradecer. Todo lo que te rodea es vida… tú lates en ella.

 

En el presente, ante tanta
intensidad de vida, quiero decir, pensar y sentir en la gratitud por lo que tengo
y soy… que es solo nada, ante tanto todo… Las adversidades se disipan, si
pienso que puedo luchar con fuerza de espíritu. Contra la locura de la muerte que
ronda, el abandono, el desamor, la indiferencia.

Pienso en un eterno e
infinito gracias…por mis miedos, mi fragilidad, mis cobardías, mis debilidades,
mis silencios.

Gracias…Por el día a día,
que se configura con el transcurrir de las horas, por las personas que entran y
salen en ella, por los paisajes urbanos, los atardeceres en la Costa.

Gracias…por mis sueños
rotos y por aquellos cumplidos. Por los que vuelvo a soñar y vuelvo a luchar.

Gracias…por
lo mucho, que me falta aprender, mientras voy andando.

Gracias…por las vidas que
con su amor o desamor, hacen latir la vida que me pulsa.

Gracias…a ustedes…mis especiales amigos
de los que solo conozco su esencia y que sin ver sus miradas. Los abrazo con mi
corazón…A ti Carmen, Anny, Lala,
Mónica (Neo), Gaby, Valeria, Sagui, Hada, Javier, Rod, Rob,…



¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

Cristina  

Para pensar y orar en esta semana

Posted in Sentidos, sensaciones on 9 diciembre, 2009 by somosunaunidad

Dios trabaja en nosotros y nos toca a través de la
experiencia y de las Escrituras – la Palabra de Dios…


Las Escrituras
toman sentido cuando se encuentran con nuestro mundo interior que no
las conoce. De modo que al
orar, cuando nos veamos tocados ya sea al ser consolados o al ser
perturbados, conviene detenernos y quedarnos en el sentimiento que nos
ha tocado. Se trata de una Teofanía, una forma que Dios usa para
mostrarse. Estamos en terreno sagrado, tal como Moisés lo sintió en
Sinaí, frente al arbusto en llamas. Dios es espíritu, invisible,
intocable. Pero si estamos alertas podemos percibir su efecto en
nosotros y nosotras. Esto puede suceder cuando estemos en una profunda
desolación, y busquemos fuera de nosotros: "Tiene que haber algo más
que esto". Puede sucedernos en comunión y alegría, como el caso de
Pedro frente a la Transfiguración ("que bueno que estemos aquí; ojalá
que esto no termine"). Puede suceder en lugares de oración como
Lourdes, Knock, en Misa o donde sea que oremos. En todos los casos es
un regalo, una Gracia, una promesa, el Velo que se levanta. Para muchas
personas devotas, el Velo se levanta en muy pocas oportunidades. El
gran Místico Juan de la Cruz escribió: "El amor es el fruto de la Fe,
es decir, de la oscuridad".

Jesuitas Irlandeses

Paz, evasión o indiferencia

Posted in Sentidos, sensaciones on 1 septiembre, 2009 by somosunaunidad

Buscarla, encontrarla y
vivirla es un desafío.


Principalmente
determinarla como tal, para compartirla con actitudes de sincero deseos al
comunicarla. Muchas veces en su búsqueda, solo le ponemos un ropaje interior,
para revelar actitudes de evasión o indeferencia.

La vida nos interpela
decisiones constantes, fundamentalmente cuando nos hacemos consientes de tener
cierta madurez. Es importante afrontar el análisis de nuestras actitudes
reaccionarias, en el momento que nos confrontamos con nuestro exterior.

En el diario vivir de
nuestra realidad humana, experimentamos ser parte de un contexto social, con un
cúmulo de vivencias que nos ponen ante situaciones que debemos resolver. Estas
situaciones tienen un presente inmediato, cargado de tensión, responsabilidad y
compromiso. Ligado a los roles que nos determinan como sujetos en cada género
(masculino y femenino), integrantes de una familia, profesión u/o trabajo. 

La paz

Es un estadio del alma,
que desde su esencia, interactúa con la conciencia cognitiva de todo cuanto se
percibe. Si el ser humano se permite, ante la constante decisión que le otorga
su libertad, en hacer lo que se debe y no lo que quiere, la paz va haciendo
morada, en las profundidades de la recta conciencia. Hasta articular un cierto
equilibrio, entre el cuerpo y el alma, entre el ser y el hacer; Este ejercicio
se va configurando así mismo de forma misteriosa, el hombre es incapaz de comprender
esto. A tal punto de poder transmitirla con su sola presencia. Esta experiencia
de vivir la paz interior, esta en sostener valientemente el orden natural.

Solo la racionalidad
especulativa y egoísta rompe este equilibrio. La paz es una sensación; templa a
la libertad, unificando la interioridad, la esencia humana. Desentraña permanentemente
los actos y las actitudes, buscándose así misma, en el orden de los tiempos
(pasado, presente y futuro). Sin prejuicios, ejercita el discernimiento.
Guiando con claridad a la recta conciencia, hacia un bien común.


Evasión o indiferencia:

La evasión es la puerta
por donde salimos, cerrando la puerta de nuestros sentidos: no veo; no escucho;
no hablo; no acaricio; no siento…Así hasta arribar a la indiferencia: Es la
anestesia que nos inyectamos para vestir con traje de luces aparentes, a la paz
(y a otros sentimientos) que no tenemos. Solo si respondemos con sinceridad, sin
evadirnos de la realidad, sintiéndonos libres, comunicando nuestras decisiones
con palabras y actitudes que se afianzan en la verdad. (Aquí consideremos que
la mentira, nos hace esclavos de sus consecuencias). Llevamos con la vida, la práctica
constante y atenta de la paz.    

Cristina